menú del día
Home / , , / Mario Anguiano, el gobernador que triplicó la deuda e hipotecó a Colima #Especial
Mario Anguiano, el gobernador que triplicó la deuda e hipotecó a Colima #Especial
Por:  / 13 mayo, 2015
PORTADA (6)
Comparte

En contradicción con su carrera de economista, de la que se graduó con honores en la Universidad de Colima, el gobernador Mario Anguiano Moreno ha evidenciado que el desequilibrio de las finanzas públicas es una de las principales debilidades en los primeros cinco años de su administración.

Al menos así lo muestra el gran crecimiento de la deuda pública del gobierno estatal con instituciones bancarias, que según cifras oficiales de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) prácticamente se triplicó desde la llegada del actual mandatario al poder, pues mientras en 2009 recibió las arcas con un adeudo de 819.7 millones de pesos, al cierre del tercer trimestre de 2014 la suma de pasivos de su gobierno ascendía ya a 2 mil 259.8 millones de pesos, lo que representa un aumento de 175.6 por ciento.

Y todo esto, sin contar la deuda con proveedores, que en 2013 ascendía a 243 millones de pesos, según el dictamen de la Comisión de Hacienda del Congreso del Estado sobre la Cuenta Pública del Poder Ejecutivo.

En lo que se refiere a los adeudos de los diez ayuntamientos, la SHCP reporta que durante el mismo periodo del sexenio de Anguiano Moreno, éstos subieron únicamente un 24.5 por ciento, al pasar de 279 millones de pesos al cierre de 2009 a un total de 347.6 millones al finalizar el tercer trimestre de 2014.

De acuerdo con la misma fuente, la deuda conjunta del gobierno del estado, organismos descentralizados y municipios era de mil 270 millones de pesos al cierre de 2009 y creció a 2 mil 737.7 millones al 30 de septiembre de 2014, esto es, la elevación fue de 115.5 por ciento.

En este sentido, los datos de la SHCP colocan el crecimiento de la deuda pública del estado muy por encima del promedio nacional, pues el incremento general de los pasivos en las entidades del país de 2009 a 2014 fue de 94.2 por ciento, o sea, 21.3 puntos porcentuales menos que el registrado en Colima.

deuda historica_MARIO

El propio gobernador Mario Anguiano, en su quinto y penúltimo informe de Gobierno rendido el pasado 18 de diciembre, reconoció el problema que ha existido durante toda su gestión en relación con las finanzas estatales.

“Un gran reto de mi gobierno —dijo— ha sido el equilibrio de las finanzas públicas, reto que asumimos a cabalidad y que, hoy lo ratifico, sabremos superar. Varios han sido los factores que nos han dificultado alcanzar la estabilidad financiera, sin embargo, actuar con estricta austeridad, con transparencia y con eficiencia, nos ha permitido estar más cerca de lograr este objetivo”.

No obstante, sin ánimo autocrítico, Anguiano culpó del atolladero económico a cuestiones externas: la reducción de las participaciones federales, los daños ocasionados por fenómenos meteorológicos y el subsidio del impuesto a la tenencia vehicular aplicado desde 2011.

“A lo largo de mi administración, y aun antes, el cambio en la fórmula para distribuir las participaciones federales a los estados no ha beneficiado a Colima. Al incrementarse la importancia del factor del número de habitantes en dicha fórmula, nuestra entidad, por ser de las menos pobladas del país, ha dejado de percibir en estos 5 años la importante cifra de mil 269 millones de pesos”.

Aunado a lo anterior, añadió, en el sexenio “hemos enfrentado al menos dos fenómenos meteorológicos que nos han devastado y por tanto, dejado cuantiosos daños materiales, obligándonos a solicitar vía crédito una importante cantidad de recursos extraordinarios para hacer frente a la adversidad, para apoyar a las personas afectadas, y reconstruir la infraestructura dañada”.

Y sostuvo: “Mejorar en la seguridad nos ha demandado un incremento significativo en los recursos humanos y económicos, para garantizar el Colima en paz que todos deseamos; lo mismo ocurre en áreas como salud y principalmente en educación, en donde son cada vez menos las aportaciones federales que se reciben, y más los recursos humanos y financieros que se necesitan para atender con calidad a la población”.

El subsidio a la tenencia vehicular, argumentó, ha generado una disminución de ingresos al Gobierno del Estado por 560 millones de pesos en estos años.

En el mensaje emitido por su quinto informe, el gobernador omitió hablar sobre las causas de las frecuentes renuncias y/o destituciones de los titulares de la Secretaría de Administración y Finanzas de su gobierno, cargo en el que se ha reflejado la inestabilidad de ese sector, pues tan sólo en cinco años han desfilado cinco secretarios: Omar Magaña Ceballos, Francisco Osorio Cruz, Jesús Orozco Alfaro, Clemente Mendoza Martínez e Isabel Ávalos Fernández.

deuda historica_MARIO copy

Tras haber recibido al cierre de 2009 una deuda de 819 millones de pesos, dos años después Anguiano elevó la deuda del gobierno estatal en un 70 por ciento, con lo que Colima se colocó en el séptimo lugar nacional entre los estados con mayor porcentaje de crecimiento de sus pasivos, después de Zacatecas, que en ese lapso elevó su deuda en 443%, seguido por Coahuila, con 341%, y Campeche, con 207%. Después de esas entidades se colocaron Morelos, Nayarit y Chiapas, mientras que entre los estados que redujeron su deuda en ese periodo destacan Sonora, Baja California Sur, Guerrero e Hidalgo.

Al cierre de 2010, el gobierno estatal y los municipios de Colima tenían registrada una deuda de mil 303 millones 900 mil pesos, y un año más tarde la cifra había ascendido a 2 mil 223 millones de pesos, de acuerdo con el documento “Obligaciones financieras de entidades federativas y municipios”, de la SHCP.

En comparación con el volumen de su población reportado en el censo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), Colima ocupaba en 2011 el lugar número 12 entre los estados con la deuda pública per cápita más alta, al registrar un adeudo de 3 mil 417 pesos por habitante.

El primer lugar lo tenía Coahuila, con 13 mil 283 pesos, seguido de Quintana Roo, con 9 mil 826 pesos; Nuevo León, con 8 mil 292; Distrito Federal, con 6 mil 353, y Sonora, con 5 mil 267 pesos por habitante.

En la actualidad, según expresó el gobernador Mario Anguiano en su reciente informe, Colima subió al sexto lugar entre los estados con la deuda per cápita más alta.

Frente a las dificultades para el manejo de la deuda, el 25 de junio de 2013, el Congreso local autorizó al gobernador Mario Anguiano Moreno refinanciar los pasivos de corto plazo contraídos con diversas instituciones crediticias y las obligaciones de pago de cadenas productivas por 660 millones 700 mil pesos.

De igual forma, aprobaron contratar con Banobras un crédito de hasta 159 millones 963 mil pesos a través del Programa de Financiamiento para Infraestructura y Seguridad en los Estados (PROFISE).

Según un documento presentado en julio de ese año en la tribuna del Senado por las senadoras Dolores Padierna y Lizbeth Eugenia Rosas, con la contratación de esos dos nuevos financiamientos, el total de deuda pública de corto plazo de Colima ascendió a 2 mil 775 millones de pesos y el total de obligaciones financieras de la entidad se elevó a 2 mil 953 millones de pesos, por lo que de ser el cuarto estado con el nivel de deuda más bajo, pasó a ser la séptima economía con menor nivel de endeudamiento.

“Es de señalar que el tema del endeudamiento de los estados es de gran preocupación en la actualidad, pues habla no sólo de cargas indebidas para su población, sino también de un manejo irresponsable de los recursos públicos por parte de los servidores públicos”, señalaron las legisladoras.

LOS CRÉDITOS Y LOS SALDOS

Datos de la SHCP consultados por Colima3.0 revelan que como resultado de la restructuración de la deuda y de pasivos anteriores, actualmente el gobierno del estado de Colima se encuentra comprometido a pagar cinco créditos en plazos que van de los próximos 10 a 25 años, cuyos saldos hasta el 30 de septiembre de 2014 suman 2 mil 259 millones 787 mil 807 pesos sólo en lo que se refiere al capital, más los intereses que se generen en ese tiempo.

Como garantía del pago de estas deudas, se encuentran comprometidas las participaciones federales destinadas a la entidad.

Los dos créditos más antiguos fueron contratados el 5 de junio de 2008 con el Banco Nacional de Obras y Servicios (Banobras), el primero por 502 millones 012 mil 500 pesos y el segundo por 251 millones 006 mil 250 pesos, lo que da un total de 753 millones 018 mil 750 pesos. Siete años después, únicamente había sido pagado el 11.9 por ciento del capital, esto es, 89 millones 676 mil 269 pesos y persistía el adeudo de 663 millones 342 mil 481 pesos a un plazo de 25 años.

El 5 de agosto de 2009 fue contratado un crédito por cien millones de pesos con Banorte, del que hasta el tercer trimestre de 2014 se mantenía un saldo de 51 millones 325 mil pesos con un plazo de diez años. Con el mismo banco, el 9 de diciembre de 2011 el gobierno del estado convino otro crédito, ahora por 900 millones de pesos, del que casi tres años después apenas había cubierto 1.7 por ciento del capital, o sea, 15 millones 574 mil 674 pesos, y adeudaba 884 millones 425 mil 326 pesos, a un plazo de 20 años.

El préstamo más reciente fue contratado con Banobras el 30 de agosto de 2013, por 660 millones 700 mil pesos a un plazo de 25 años. 13 meses después de la firma, no se había realizado ningún pago de capital y el saldo seguía siendo el mismo.

Conforme a los datos de la SHCP, en las últimas dos décadas la deuda pública del gobierno estatal, organismos del estado y municipios de Colima se ha incrementado en un 2 mil 524 por ciento. Al cierre del año 1993, en la primera etapa del sexenio de Carlos de la Madrid Virgen, la deuda era de 104.3 millones de pesos, en tanto que al 30 de septiembre de 2014 se había elevado a 2 mil 737.7 millones de pesos.

Al cierre de 1997, año en que concluyó su sexenio Carlos de la Madrid, la deuda pública del gobierno estatal y municipios era de 231.1 millones de pesos. Al final de 2003, tras concluir el mandato de Fernando Moreno Peña, los pasivos se habían elevado a 509.2 millones de pesos. Al terminar 2009, luego del sexenio de Gustavo Vázquez Montes y Silverio Cavazos Ceballos, la deuda era de mil 270 millones de pesos. Y al cierre del tercer trimestre de 2014, con Mario Anguiano Moreno en el gobierno, la cifra se elevó a 2 mil 737.7 millones de pesos.

La evolución de la deuda puede apreciarse en la siguiente gráfica:

deuda historica_GOBIERNO

Deja un comentario
Te puede interesar
Lo más reciente
Suscríbete
Recibe nuestras más recientes noticias vía E-mail.